Diego Solimano es salteño y representará al país en el torneo mundial de pádel adaptado


25 marzo, 2019


Viajará a Portugal con su entrenador y un grupo de jóvenes con discapacidad intelectual.

Le encanta la música y el deporte. Practica fútbol, básquet y tenis, y en estos días se entrena especialmente en pádel para representar a Salta y a la Argentina en el Primer Campeonato Internacional de Pádel Adaptado que se realizará el 18 de mayo en Lisboa, Portugal.

Diego Solimano es el joven salteño de 20 años que vestirá los colores de Argentina y de la fundación que lo formó en el deporte y a través del cual se integra con cientos de chicos y chicas del país.

“Estoy re contento”, dice Diego, que se imagina además yendo a las playas de Portugal y comprando cosas para su familia. “‘Traeme algo’, me dicen, pero no tengo plata les digo”. Se ríe, disfrutando desde ya una experiencia que promete ser inolvidable.

Junto a Luciano López Pinto, el coordinador local de la Fundación Baccigalupo, Diego visitó La GACETA para contar su próximo destino y contagiar de entusiasmo a quienes sueñan desenvolverse en el deporte que los apasiona.

El joven salteño comenzó a formarse en El Tribuno Básquet y luego se sumó a la fundación que promueve el desarrollo psico-motriz y social de personas con discapacidad intelectual. Allí  conoció a Luciano y a decenas de chicos que, como él, encontraron en el deporte el ámbito para desenvolverse con independencia y motivación.

El 15 de mayo ambos partirán desde Salta a Buenos Aires, donde se reunirán con otros tres alumnos y delegados de distintos puntos del país de Baccigalupo, y luego volarán a Portugal.

Diego cuenta que ya tiene la valija lista, solo le falta la fiesta de despedida. “Un poco de música, comida y a bailar”, dice, emocionado por lo que le toca vivir.

La emoción también inundó a toda su familia. Luciano asegura que cuando llegó la noticia de que su alumno estaba invitado a participar del campeonato, los padres de Dieguito desbordaron de felicidad. “En esto hay un súper equipo que lo forman las familias. Son los motores de todos los chicos, que los acompañan siempre. Entonces, todo esto resulta muy gratificante”, sostiene el coordinador de Baccigalupo en Salta, donde alrededor de 200 personas asisten a las prácticas deportivas.

Ahora, Diego, que ríe hablando de sus hermanos Santiago y Agustín y de sus dos novias –tal como él cuenta-, sigue un entrenamiento personalizado y con una carga horaria un poco más extensa para focalizarse en el pádel y sus reglas de juego. Mientras, espera con ansias la fiesta y el arranque del campeonato que lo llena de ilusiones. Es más, sueña con conocer a Cristiano Ronaldo y llegar a jugar en un mundial, entrenado por su hermano Agustín.

 

Fuente: La Gaceta Salta

Comentario

^