Cinco lugares de Salta poco conocidos que podés recorrer durante el verano


17 enero, 2019


Si bien son poco explorados, tienen una belleza extraordinaria y una vasta riqueza cultural. Todos están en la misma provincia.

Si estás planeado descubrir lugares nuevos durante este fin de semana, Salta ofrece varios sitios que son casi inexplorados, pero portan una belleza inigualable. Aquí reunimos cinco destinos de la provincia que tienen una increíble riqueza paisajística como cultural, pero son poco conocidos.

Cuevas de Acsibi

A 3 kilómetros de Seclantás, las Cuevas de Acsibi ofrecen un paisaje de otro planeta e invitan a conocer la historia de los Malcachiscos, la tribu nativa que habitó el lugar.

Para llegar, primeramente se deberá ir a Seclantás por la Ruta Nacional Nº 40 y la Provincial Nº 33. Este pueblo se encuentra a 186 kilómetros de Salta, por Cachi, y a 170 kilómetros por la variante “Los Colorados”. El recorrido se hace parte en vehículo y otra parte caminando o a caballo.

Desde la finca Montenieva (Seclantás) se accede por el lecho del río seco que lleva el mismo nombre, en un vehículo 4×4 hasta llegar a un gran cañón en el que hay que dejar el automóvil y seguir a pie durante aproximadamente dos horas o a caballo, con guía. Son aproximadamente 12 km, ida y vuelta.

Sillón del Inca

En medio de un paisaje de altura e inigualable, existe un sitio arqueológico casi secreto conocido como Incahuasi o el sillón del Inca.

Desde Salta hay que llegar primero hasta Ingeniero Maury por la ruta nacional 51 (unos 70 km). Desde allí, a 2300 msnm se inicia el ascenso de la Quebrada del Toro hasta la Virgen del Caminante, luego se continúa hasta el Sillón del Inca.

El ascenso es arduo, hasta los 3.300 msnm del abra del Gólgota, donde se contempla la inmensidad de la quebrada y las montañas. Cruzando el arroyo, se observan las pircas de piedra y a unos pasos más, una casita de adobe donde se encuentra el sillón del inca. La caminata demanda entre seis y siete horas, y buen estado físico.

Puente del Diablo

Puente del Diablo, es una caverna sobre el Río Calchaquí, aguas de deshielo. Esta maravilla natural se encuentra a 187.9 km de Salta, yendo por la ruta provincial 33 (3:40 horas aproximadamente).

Este paraje está ubicado a 7 kms. de La Poma y se accede en vehículo hasta el borde de la parte superior de los barrancos formados por el río Calchaquí. Hay que bajar un precipicio y se llega al techo exterior de la caverna. Desde allí se puede penetrar a la caverna cubierta de estalactitas y estalagmitas.

Cuevas Pintadas de Guachipas

A 30 kilómetros del pueblo de Guachipas, transitando por un camino de cornisa por la cuesta del Cebilar se llega al paraje Las Juntas, donde se encuentran las Cuevas Pintadas.

Las pinturas rupestres de estas cuevas están formadas por aleros, donde los pueblos originarios dejaron dibujos y formas abstractas. Los motivos predominantes son los camélidos y los “hombres escudos”, que son figuras antropomorfas de gran diversidad de formas, colores y estilos.

Cono de Arita (salar de Arizaro)

Esta pirámide natural en medio de la Puna salteña se encuentra a 86 kilómetros desde Tolar Grande (aproximadamente 1:30 horas en vehículo). Desde Salta hasta este pequeño pueblo separa una distancia de 357 kilómetros.

El camino atraviesa el Salar de Arizaro hasta arribar al “Cono de Arita”, una de las geoformas más particulares de la Puna. Posee 147 metros de altura y es sólo comparable por su forma y altura a la pirámide de Keops en Egito con 139 metros de altura. Por ser de carácter sagrado para la población de Tolar Grande, se recomienda no ascender a su cumbre dado que se compone de material muy erosionable, y las huellas que se marcan perduran por años.

Comentario

^