Agosto mes de la Pachamama, una tradición que se transmite por generaciones


1 agosto, 2019


Es una tradición muy arraigada para los jujeños. El homenaje a la Madre Tierra pasa de generación en generación y requiere un tiempo de preparación.

Pachamama (Madre Tierra) o Mama Pacha es una diosa totémica de los Incas representado por el planeta Tierra, al que se brindaban presentes. La ofrenda era con ella en las ceremonias agrícolas y ganaderas; las que aún se estilan, actualmente, en el mundo andino. Es el núcleo del sistema de creencias de actuación ecológico-social entre los pueblos indígenas de los Andes Centrales de América del Sur.

SAHUMERIO

En el mes de agosto se realizan los preparativos para sahumar. El sahumerio es para la casa, el trabajo, la salud, prosperidad y abundancia. Por lo general el jujeño elige llevar un sahumerio preparado con coa, quilicoa, incienso, mirra y las diferentes figuras que representan lo que quieren cuidar, proteger o en lo que desean prosperar.

Pero también hay jujeños que eligen comprar todo por separado para ellos mismos elaborar su sahumerio.

CAPITAL NACIONAL DE LA PACHAMAMA

Por Ley Nº 26891 Jujuy es Capital Nacional de la Pachamama. El Congreso de la Nación convirtió en ley un proyecto del gobernador Gerardo Morales por el cual se declaró a Jujuy Capital Nacional de la Pachamama. El proyecto había sido aprobado por el Senado de la Nación el 27 de noviembre de 2012 y el 16 de septiembre del 2013 la Cámara de Diputados, lo convirtió finalmente en Ley Nº 26891.

Además de declarar a la Provincia de Jujuy como “Capital Nacional de la Pachamama”, la norma instituye el 1 de agosto para la celebración e incorpora al Calendario Turístico Nacional la “Fiesta Nacional de la Pachamama”, que se realizará anualmente en la provincia.

HISTORIA DE SU CULTO

Los quechuas, los aimaras y otras etnias de la región andina realizan ancestralmente ofrendas en su honor, sacrificando entre otras cosas camélidos para derramar su sangre. Entre otros objetos se ofrecen hojas de coca, conchas marinas mullu y sobre todo el feto de la llama, según una creencia para fertilizar la tierra sin que faltara jamás la cosecha. Este tipo de ofertorio suele llamarse en los Andes centromeridionales ‘corpachada’.

La Pachamama, más las deidades Mallku y Amaru, conforman la trilogía de la percepción aimara sociedad – naturaleza; y sus cultos son las formas más antiguas de celebración que los aimaras realizan en la actualidad. Con la invasión de los españoles y la persecución de las religiones nativas (llamada en esa época «extirpación de idolatrías»), la deidad Pachamama, producto del sincretismo, comenzó también a ser muchas veces a través de la Virgen María.

Actualmente se mantiene y conserva el sistema de creencias y rituales relacionados con la Pachamama, practicada principalmente por las comunidades quechuas y aimaras, y otros grupos étnicos que han recibido la influencia quechua-aimara, en las áreas andinas de Bolivia, Ecuador y Perú, pero también en el norte de Chile, y en el norte de Argentina.

CEREMONIA

La ceremonia que muchos asumen como un ritual a la Pachamama o fiesta de la Madre Tierra, es en algunas regiones es la llamada chaya o pago, que como ya se ha mencionado implica un acto de reciprocidad. Aunque se ha popularizado el primer día del mes de agosto como día principal para su realización, de hecho se lo practica durante todo el mes, y en muchos lugares también el primer viernes de cada mes. Las ceremonias están a cargo de personas ancianas o de mayor autoridad moral dentro de cada comunidad. En el caso del pueblo aimara esta persona recibe el nombre de ‘yatiri’.

Fuente: TODO JUJUY

Comentario

^